un fauno joven en el consejo(1ª parte)

Fausto ya había pensado que hacer y se volvió a reunir con sus amigos; Estos estaban tristes, porque intuian que algo no había ido tan bien como ellos lo habían imaginado…..

Queridos amigos, no os enfadéis ni estéis apenados, hemos corrido grandes aventuras juntos, que algún día deberemos recordar alrededor del hogar, también quiero que sepáis que he entendido vuestra postura  y agradezco lo que habeis hecho por mí, pero tened en cuenta que el primero que tiene que decidir sobre mi destino soy yo, tranquilos no estoy enfadado ni nada por el estilo, y claro que tampoco me gusta que me amarren, me castiguen con un látigo y me pongan un hierro al rojo vivo….., pero huyendo de la ley no lo vamos a arreglar,así que lo mejor es volver al corazon del bosque mágico, aparecer en el claro del bosque como si no hubiera pasado nada y decir lo que tengamos que decir sobre mi futuro, tranquilos no vamos a perder nuestra amistad, pero yo tampoco voy a perder a mi amada Nirvana,así que en marcha,esta noche tenemos una aventura que quizás sea la más importante de nuestra vida y si sale bien será la que liberará de la exclavitud a muchos faunos en el futuro.

Habiendo oido estas palabras Silvino y Phenix pegaron un salto y le espetaron al mismo tiempo, “muy bien ¿que quieres que hagamos?”.  Bien lo primero es volver lo más rápido posible a nuestra casa, por el camino tendríamos que mandar un mensaje al viejo alcornoque Bodhi, ya se que no os gusta el consejo, pero en este caso es el mejor de los recursos que tenemos, Silvino ¿todavía tienes tu silbato para llamar a las aguilas gigantes?,¿sí? pues llámalas que tenemos que volver cuanto antes….., La águila reina le debía un favor al Trío Calavera de cuando los ogros robaron los huevos del  “Nido de la Gran peña” y ellos los devolvieron, y quedaron que si alguna vez necesitaban un favor allí estarían, ahora era el momento de que les devolvieran el favor, Silvino tocó el silbato y pronto apareció un águila tan grande como una persona que venía a ver que pasaba, Fausto habló con el águila, ya hemos comentado que los faunos tienen la habilidad de comunicarse con todos los animales del mudo mágico, así que le dió unas instrucciones muy precisas, al poco la “reina madre” y dos águilas macho más potentes y grandes donde las haya aparecieron por el cielo sobre sus cabezas, en cuanto los faunos salieron a un descampado los cogieron con sus grandes garras y siguieron el vuelo, Phenix comentó que nunca se acostumbraría a las águilas y su manera tan brusca de entrar en escena, pero llegaron a la conclusión que el camino que ellos andarían en horas las águilas lo volaban en cuestión de minutos, cuando llegaron al claro del bosque los animales huyeron despavoridos, siempre causaban impresión las grandes águilas, aunque se supiera ya que venían en son de paz………
Fausto se plantó delante del viejo alcornoque y le espetó: “Gran Bodhi, ¿te ha llegado mi mensaje?, crees que es posible que se reúna el gran consejo del bosque mágico?”.
A lo que Bodhi contestó:”Demasiada altanería veo en un fauno tan joven, pretendes movilizar al gran consejo para salvarte de la ley de los faunos??”.
Fausto:”no pretendo salvarme de nada, pero creo que ha llegado el momento de cambiar una ley injusta que ya dura demasiado tiempo, y se lo demostraré en el consejo, si es que decide usted convocarlo claro”
Bodhi: “El consejo ya está convocado, pero hasta dentro de tres horas no se podrá reunir, algunos vienen de lejos…….”
Fausto:”me parece bien, mientras me podréis encontrar en casa de Nirvana, tengo que aclarar algunas cosas con ella”
Bodhi:”no creo que la encuentres, se fué con sus hermanas y sus esposos en vuestra búsqueda, iban con pinturas de caza….”
Fausto se marchó sin despedirse y salió corriendo hacia donde estaba la “reina madre” la mejor y más grande de las águilas gigantes descansando, cuando llegó le habló así:
Fausto: “Reina madre” grandísima entre las grandes, este pobre fauno necesita un favor más, este no me lo tienes que hacer si no quieres, además has de saber que a lo mejor sus compañeros interpretan mal tu acción, pero necesito que traigas de vuelta a Nirvana, una ninfa que supongo que conoces y con la cual me tengo que casar, va con sus hermanas y dos faunos,todos están armados y pueden hacerte daño si no tienes cuidado, por favor ¿me ayudarás?.

El gran águila lanzó un chillido estridente y alzó el vuelo al instante, Fausto pensó que la partida estaba en marcha, como tantas veces habían comenzado lo que ellos denominaban “el juego”, ahora sólo cabía esperar.

Fausto fué adonde estaban sus amigos y estuvo conversando largamente con ellos, cuando alguien se acercaba automáticamente dejaban de hablar y al cabo de un rato Silvino y Phenix fueron a hacer los encargos de su amigo Fausto, pronto los faunos echarían un pulso al consejo y tenían que estar preparados……. Continuará

fotos cedidas por:El coleccionista de instantes via photopin cc
Si llegó aquí desde el prólogo del cuento pulse aquí para volver a la página.

Anuncios

2 pensamientos en “un fauno joven en el consejo(1ª parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s