la guerra de los enanos: Fausto y nirvana …

Una vez la fiesta hubo comenzado, los enanos y ogros empezaron a confraternizar, la cena se sirvió y corrió la cerveza, Fausto decidió que era el momento de escabullirse, llevaba seis días sin ver a su querida Nirvana y las noticias que le llegaron y las ganas de verla pudo por fin con sus obligaciones.
Además si pasaba algo allí estaba el padre de Nirvana para resolverlo, fué hacia donde las ninfas habían acampado, estaba a una escasa hora de camino a buena marcha y él estaba más que habituado a andar y andar….. , cuando llegó se encontró un campamento desprotegido y muy poco ortodoxo, era una gran fiesta, cientos de faunos y de ninfas correteaban por doquier, unm pensó el fauno que aquello se tenía que acabar, entonces se dió cuenta que era luna llena y sonrió,era el día de la gran orgía entre faunos y ninfas, se dió prisa y buscó la tienda de su amada………
Nirvana se estaba bañando en una bañera grande que transportaba siempre con su equipo, las ninfas cuando salen “salen” es cómo si se fueran de vacaciones, da igual que vayan a la guerra pero si piensan estar fuera más de un par de días se llevan la casa a cuestas…
Estaba de espaldas a la puerta, masajeándose la espalda con la esponja llena de aceítes y sales suaves que sólo las ninfas conocían, estaba sencillamente preciosa….., Fausto se quedó observándola sin hacer ruido, sintió como el deseo subía por su entrepierna y le nublaba la mente, sólo entendía una cosa, quería estar donde estuviera su amada, bañarse con ella y hacer el amor toda la noche con ella,como si fuera un animal y luego cuando ya hubieran saciado su sed el uno del otro, ya vendrían los abrazos y la posesión más tranquila, más duradera, pero ahora se imponía el amor loco y animal, de golpe le llegó un olor conocido, las hormonas de Nirvana le llegaban a su olfato y le decían que la ninfa estaba preparada y esperándole, así que sin más dilación cerró la puerta y se comenzó a desnudar……………
Nirvana se volvió con el sonido, estaba tan relajada que no había oído abrir la puerta, se quedó sorprendida cuando vió a su “cabraloca”, luego sonrió cuando lo vio desnudo, con sus atributos levantados y presto para hacerle el amor, se dió la vuelta abrió los brazos y esperó la llegada de Fausto………..

Les dió el amanecer en la cama retozando sin haber dormido apenas y gritando de placer, ruído que se propagaba de tienda en tienda aquella noche, dentro de doce lunas (periodo de gestación de una ninfa) habría muchos faunitos y ninfitas corriendo por el claro del bosque…….
Nirvana se despertó antes que Fausto, se fué ha hacer la comida y se quedó mirando a su “macho” como dormitaba con una sonrisa de oreja a oreja, normalmente no había problemas de sexo entre un fauno y una ninfa, el sexo entre ambos era como una máquina bien engrasada, no chirriaba, pero aquella noche fué mejor que la media, más pasional, animal y al final cuando ya no podían más hasta delicada y placentera…
Era como un premio para la desolación que esperaba a los faunos y ninfas, la guerra, pérdida de seres queridos, lutos y lloros, estaban a punto de suceder, aquella noche había sido necesaria para el bien de la comunidad, los orcos esperaban………. continuará

Si quieres volver a la página oficial de la guerra de los enanos pulsa aquí.
imagen:http://talleratenea.blogspot.com/2010/05/en-latin-faunus-el-favorecedor-de.html

Anuncios

Un pensamiento en “la guerra de los enanos: Fausto y nirvana …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s