las ninfas suicidas: prólogo.

Cuando acabó la guerra de los enanos y echaron a los orcos hacia los páramos del norte todos los ejércitos de la luz se deshicieron, los faunos y ninfas volvieron al bosque mágico, los ogros a sus montañas y los enanos a sus cuevas, todos tenían mucho que hacer………

¿Todos?, todos no, quedaron 80 ninfas que habían perdido a sus maridos y 10 mutiladas, para ellas sólo quedaba una razón de ser en esta vida, aniquilar al ejército culpable de matar a sus “maridos” y si era posible morir en el intento, nunca regresarían, nunca volverían al bosque mágico, para ellas sólo quedaba una cosa, el páramo desierto y tremendamente caluroso, un sitio que en los mapas de las tierras mágicas se conocía como el “agujero”, nadie había vuelto,nadie sabía bien bien que había más allá, sólo se sabía una cosa: los que entraban jamás volvían.
una vez quedaron solas en la puerta norte del reino enano las ninfas se organizaron, provisiones para tres días, a partir de ahí tocaría sufrir, pero se suponía que los orcos no andaría muy lejos, se organizaron por grupos, uno destinado a llevar enseres, armas y comida de 10 ninfas, otro se exploradoras otra 10, otro de cazadoras de diez unidades, un cuerpo de mando de 5 y el resto repartido en dos oleadas de ataque, el primero con las mutilada delante de 25 unidades entrarían en el primer pelotón de asalto y el segundo se formaría con el resto treinta unidades, quedaban los que estuvieran descansando de sus labores de exploración y caza para un tercer pelotón si fuera necesario……
se buscó por votación a las que tendrían los cargos, salió como jefa total de las ninfas Ninfala, la viuda de Silvino, la pelea que tuvo con él cuando vino a ayudar a los enanos le había dejado una huella muy grande en el corazón y todas le votaron en señal de respeto por su aflicción. ella tenía derecho a montar su “consejo” de cuatro ninfas que le ayudarían a tomar decisiones y después se fueron nombrando a la jefa del primer pelotón, jeda de segundo pelotón, jefa de caza,jefa de exploradoras y jefa de avituallamiento, una vez se hubo hecho todo esto, cada jefa de sección hizo lo propio con sus compañeras,una vez se hubo arreglado el tema “burocrático” salieron las exploradoras en todas direcciones en busca de enemigos, en total dos hacia el norte, dos hacia el este y dos hacia el oeste, y cuatro más que quedaban en distancias intermedias entre el ejército y las exploradoras, si hacía falta ayudaban a las que se metían en un lio y si no corrían a informar a las guerreras, la organización era buena.
Faltaba poco para que el sol se escondiera y el grueso del ejercito salió en busca de la paz interior que sólo conseguirían cuando consiguieran morir en paz sobre el campo de batalla……
Ninfala tuvo un recuerdo para su amado Silvino, ¿porqué no le demostré todo mi amor mientra tenía a mi “cabraloca” cerca?, porqué lo eché de mi lado con aquellas palabras y hechos tan desagradables?, siguió metida en sus pensamientos mientras arrancaban su aventura perezósamente, miró a sus compañeras de viaje, las conocía a todas, sería un honor morir con ellas…….

continuará……

imagen: http://walpaper.es/wallpaper/Las-mujeres-Guerreras/

si llegó aquí desde la página oficial del cuento pulseaquí para volver a ella: las ninfas suicidas

Anuncios

3 pensamientos en “las ninfas suicidas: prólogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s