las ninfas suicidas: silfiada salva a las ninfas.

Los hombrecillos de los páramos avanzaban bajo el calor asfixiante cómo si no fuera con ellos, llevaban un buen ritmo, Silifiada no podía seguirlos adecuadamente, pero pronto comenzó a caer el sol y ella al llegar la noche empezó a estar más en sus dominios, de vez en cuando un hombrecillo se retrasaba y ya se encargaba ella de que no volviera a ocupar su puesto, los hombrecillos que eras más de doscientos debían estar acostumbrados a que sus congéneres cayeran en el páramo y no se volvieran a levantar, cuando se hizo la noche ya había matado a más de quince, pensó que cuantos más mejor para cuando se enfrentaran abiertamente con ellos.

A media noche del mundo mágico (en ese momento cuando hace el mismo tiempo que se perdió el día anterior que lo que falta para que nazca el nuevo, las ninfas empezaron a despertarse, los lobos gruñían hambrientos y cansados y los hombrecillos pararon a descansar, más para dar de comer a los lobos que para dormir ellos, parecía cómo si no durmieran nunca, realmente eso no era real, pues eran capaces de dormir andando, su cerebro funcionaba en dos mitades y si lo necesitan pueden dormir cada mitad por separado, cuando se dió cuenta de eso Silfiada estaba cerca y aprovechando las sombras de la noche abrió la última carreta, luego el lío que se formó fué impresionante.
Salieron las cinco ninfas que llevaban sus cuchillos “de ataque” escondidos en el pelo, cuatro se enfrentaron a los hombrecillos que tenían a su alrededor, mientras que una iba abriendo las jaulas, aquello ya no se podía parar, los lobos aullaban rabiosos al ver que sus enemigas atacaban a aquellos seres menudos sin contemplaciones y los iban diezmando, mientras ellos continuaban atados a las carretas sin poder hacer nada, los hombrecillos salieron en desbandada, no estaban acostumbrados a la guerra, ni siquiera estaban acostumbrados a coger un arma para cazar, eran más necrofitos, osea carroñeros, una vez estuvieron salvadas de aquellas cadenas las ninfas volvieron sobre sus pasos hasta dónde estaba su antiguo campamento, habían dormido todo el día, aunque a disgusto, por lo que avanzaron rápidamente, llegaron al campamento y tiraron toda el agua, entonces se les vino un dilema encima, qué hacer sin agua, en aquellos lugares el agua era mas valiosa que el oro o las piedras preciosas, hicieron recuento de unidades, durante la reyerta habían muerto cuatro ninfas y por el camino 3 más.eso dejaba un total de 72 ninfas totalmente armadas pero sin agua, decidieron descansar, al día siguiente con la mente más clara decidirían que hacer, si seguir adelante sin agua o volver a las grutas de los enanos a buscar agua y provisiones, con lo que perderían cuatro días para llegar al mismo sitio………………..

querido lector ayúdales a decidir su futuro, volver o seguir que hacemos con este cuento ???

venga un saludo, continuará

si llegó aquí desde la página oficial del cuento pulseaquí para volver a ella: las ninfas suicidas

Anuncios

Un pensamiento en “las ninfas suicidas: silfiada salva a las ninfas.

  1. Volver, mas vale perder cuatro días , que morirse sin agua y comida. Aunque quieran morir, es mejor morir luchando. Hoy ya me retiro, un placer dormirme después de leer tu relato. Buenas noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s