las ninfas suicidas: cada uno en su sitio.

Al acabar la reunión y ya que todos sabían lo que tenían que hacer se pusieron manos a la obra, las que volvían al campamento orco a buscar agua fueron las primeras en salir, pocas armas y muchas cantimploras para poder recoger la mayor cantidad de agua, las que avanzaban hacia dónde estaban las carretas de los hombrecillos salieron a continuación, también pocas armas y comida, ni enseres ni armas adicionales ni campamento, todo se quedaba allí y las que se tenían que quedar a esperar en el campamento hicieron turnos para dormir y vigilar, a razón de dos por turno, ya no tenían agua que cuidar ni comida…….
Las diecisiete ninfas que decidieron ir por su cuenta y volver al reino enano a re-equiparse adecuadamente, cómo volvían con todo el equipo tardaron casi un día en salir, eran más lentas,pero harían de puente si había problemas con las que iban a buscar agua, Ninfala salió con las que iban avanzando, pensó en el montaje que tenían entre manos, si salía bien era estupendo, normalmente podrían aguantar tres o cuatro días más sin beber agua, pero si había algún problema morirían todas en poco más tiempo, era cómo un gran campo de fichas de dominó,si todo salía bien estupendo, pero si alguien empujaba una ficha por error…….., no quería ni pensarlo, una cosa era morir en el campo de batalla y otra morir de sed, esperaba que no pasase, el sólo hecho de pensar que 72 ninfas dependían de un hilo si su plan se iba al traste, ¿que les diría en sus últimas horas?, ¿perdonad me he equivocado?, inadmisible e impensable, linpió aquellos pensamientos fúnebres de su cabeza y sonrió, en el fondo estaba disfrutando con aquella la que al fin sería su última aventura, habían arrasado un poblado orco, habían matado una manada de lobos negros, las habían hecho prisioneras por mediación de una artimaña y se habían escapado matando a casi todos aquellos humanoides que no tenían ni idea de luchar, unm si morimos ya, habrá valido la pena lo vivido.

las buscadoras de agua

Veinte ninfas se acercaron al poblado orco, todavía estaba infectado de buitres que carroñeaban por doquier, el olor era insoportable y su jefa Silfiada estaba preocupada, ¿y si se había envenenado el agua con los cadáveres en descomposición?, mejor ni pensarlo, avanzaron en régimen de guerrilla desplegadas y atentas al menor indicio de enemigos, pero no , habían hecho demasiado bien su trabajo, no había quedado ni un orco por las cercanías, montaron un perímetro y se dispusieron a llenar el agua, el pozo estaba bien y lo hicieron deprisa, si todo seguía así llevarían el agua “a tiempo”.

las “disidentes”

Diecisiete ninfas totalmente equipadas volvían al reino enano cuando se encontraron con sus compañeras que volvían de cargar agua, las miradas suplicantes no fueron acompañados con ruegos, Silfiada se unió por un momento con la jefa de la compañía y le comentó que el agua era buena, ellas habían bebido ya hasta hartarse y no les había pasado nada “de momento”,así que podrían cargar agua para volver al reino enano, aunque si quisieran volver con ellas serían bien recibidas en el campamento, Nuriastica que se había convertido en la jefa “virtual” de la compañía dijo que cuanto les faltaba para el poblado y que seguramente seguirían con su plan, aunque no había pensado que iban a por agua buena a un día de allí pudiéndola coger en unas horas……
Silfiada le comentó que les faltaban unas tres horas para llegar asu ritmo y que tenían que marchar, se dieron un abrazo y le prometió que le gustaría verlas pronto, enseguida siguieron cada una su camino, Nuriastica se planteó la posibilidad de no llegar al reino enano,
total perderían dos días por unas pocas flechas yu n poco de carne, el agua ya la llevarían encima…….
Decidió hacer un consejo con sus compañeras una vez hubieran bebido y cargado sus cantimploras.

la avanzada.

Ninfala había ordenado que sus tropas se abriesen en un abanico ancho para avanzar, cinco por banda a quinientos metros a los lados y otras cinco delante y detrás, así abarcaban mucho territorio y no tenían que instalar sistemas complicados de exploración,sólo avanzar.
sin pertrechos tardaron un día en llegar a las carretas, la zona de lucha era acojonante, si hubieran pillado por sorpresa a aquellos hombrecillos no les habrían infringido mayor daño, por encima contó ciento treinta cadáveres, de doscientos y pico que iban, eso sin contar los quince que había matado Siilfiada sola antes de la liberación, al llegar a las carretas hicieron una exploración del terreno y del campamento de los hombrecillos de los páramos, no encontraron nada, ¿cómo podían sobrevivir sin agua aquellas criaturas?, era un misterio.
siguieron avanzando cuando vieron a una exploradora que retrocedía haciendo señales de que se ocultaran, inmediatamente todas se echaron al suelo, al llegar al destacamento avisó a Ninfala que delante había algo raro y que mejor fuera con sus consejeras ha echarle un vistazo….
Cuando llegaron dónde estaban las exploradoras,seasomaron a un gran agujero y se quedaron boquiabiertas, ¿qué era aquello?, la primera impresión era un agujero gigantesco en el suelo del páramo, muy profundo, las mismas sombras de las paredes no dejaban ver el fondo, hasta ahí todo normal, si no fuera porque había ruidos que eran muy conocidos, Ninfala le preguntó a la jefa del pelotón:”¿qué estamos viendo?”, la jefa respondió con una sonrisa:”una ciudad troll’s”.
toma ya,aquello cambiaba todas sus expectativas, habían encontrado un sitio digno para morir, aquel sería un adversario digno pensó, una ciudad troll’ forzó un poco la vista y comenzó a ver las señales, agujeros enormes en las paredes por debajo de las sombras paralelos en diferentes niveles y si se fijaba bien veía las escaleras y los pasadizos para subir o bajar hastacada nivel y caminar de una gruta a otra, podría haber cientos de puertas, sólo a tres por gruta podría haber quinientos troll’s o más…….
les dejaron encargada la vigilancia al mismo pelotón y volvieron, retrocedieron un poco y montaron su campamento, vigilancia en doble perímetro y Ninfala buscó a cuatro ninfas de las que estaban más enteras para hacer su último esfuerzo, tendrían quebuscar a las ninfas y decirles la situación, cuando llegaran a las primeras que encontraran volverían con ellasy le pasarían el relevo de avisar a las
demás, y así hasta que todas estuvieran en el campamento de la ciudad troll’s, se avecinaba una batalla por la que valdría la pena morir al fin.

continuará</strongZ

continuará.
si llegó aquí desde la página oficial del cuento pulse aquí para volver a ella: las ninfas suicidas

Anuncios

2 pensamientos en “las ninfas suicidas: cada uno en su sitio.

    • recuerda que es un cuento y ene l mundo de la fantasía todo puede pasar, de momento van hacia la muerte pero todavían o han muerto…… ya veremos ya veremos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s