crónicas de las tierras mágicas: segunda era; la gran batalla del portal (10)

Hubo una fuerte explosión, com habían previsto el aceite salió ardiendo y cayó sobre los soldados de hierro, pero lo que no había sido previsto era la gran humareda que este fuego provocaría……..
Los ogros se pusieron a tirar piedras con sus “tirachinas” gigantes, el problema era que lo mismo daban a los soldados de hierro como a sus propios compañeros y tuvieron que dejarlo, con aquel humo no se podía ver, así que agarraron sus queridos “garrotes atizadores” y bajaron alegremente a “romper cabezas”, los faunos y los lobos se fueron retirando poco a poco, no podían hacer nada contra las armaduras de los soldados del otro mundo, las ninfas tenían algo más de suerte, pero tenían que colocar sus dardos en los ojos o en la boca de los enemigos.
los enanos con sus hachas grandes hacían algo también,pero esta guerra era para los ogros, podían romper los cuellos, la armadura estaba preparada para ataques “a distancia”, esto es armas de fuego, pero no para un garrote de dos metros de largo y treinta centímetros de grueso,
En el bando contrario, habían provocado una explosión muy grande para quitar la barrera de rocas, pero cuál fué su sorpresa cuando entró el aceite hirviendo, el enemigo estaba siendo muy imaginativo a la hora de proteger la entrada a su mundo, unos cincuenta soldados murieron bajo el aceite hirviendo, otro tanto sufrieron quemaduras muy importantes, pero esta vez había más soldados, muchos mas y comenzaron a salir por el portal, eran una fuerza de élite y estaban acostumbrados a luchar en todas als condiciones, pero el olor a carne quemada y el tener que retirar a sus camaradas y amigos muertos y malheridos para entrar en un mundo descononcidos les dió algo de yu-yu y “malfario”, pronto se dieron cuenta que con las pistolas láser no hacían nada, as’i que sencillamente las enfundaron y sacaron sus cuchillos para la lucha cuerpo a cuerpo, entraban de poco en poco, unos diez hombres por minuto, suerte que el enemigo no tenía armas potentes o los aniquilarían como conejos, los primeros en entrar miraban divertidos como unos seres, mitad cabra y mitad hombre les intentaban atacar con espadas que rebotaban en sus armaduras y unos lobos grandes intentaban hincarles el diente, pronto se dieron cuenta que no eran rivales para unos soldados bien entrenados como aquellos y curtidos en mil batallas, algunos llevaban ya la friolera de veinte años luchando en una guerra que ya habían olvidado porqué se había generado. cuando rompieron la linea defensiva de los faunos y los lobos se encontraron con una línea más rara todavía, enanos o “medio-hombres” cómo los apodaban los soldados mezclados con algún que otro gigante con garrotes, esta línea era más complicada, los cuchillos se encontraban con los grandes escudos de los enanos y las hachas largas y los garrotes si penetraban o rompían las armaduras, pues no estaban pensadas para un cuerpo a cuerpo …….
(continuará)

Anuncios

2 pensamientos en “crónicas de las tierras mágicas: segunda era; la gran batalla del portal (10)

  1. Buenas noches, hoy me has pillado por los pelos, estoy en la cama pero no me podía dormir. Espero que todo te vaya muy bien, hasta el próximo capítulo , 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s