Vidas cruzadas: aismug y muriel. episode 1 aismug el dragon.

En la tierra de los pantanos, mas allá del pico pelado a la derecha viven los dragones, como todos sabemos raras veces se aventuran fuera de aquella tierra, los dragones hacen sus nidos en la ladera del pico pelado y durante un año se hacen cargo de sus crias.

dragon

Aismug era un dragon de fuego, hay de diferentes tipos, desde los dragones que escupen fuego como aismug hasta los mudos, pasando por los dragones que escupen veneno o ácido por la boca o los temibles dragones de hierro.

Cuando aismug cumplió los nueve meses hubo un terremoto en pico pelado, algún enano loco le pegó fuego a demasiados barrenos a la vez y retumbó toda la montaña, bueno mas que retumbar fué un terremoto en toda regla, suerte que los enanos eran buenos constructores y habían hecho fuertes en las galerías. Así no había problemas de enterrar la ciudad, pero en la ladera que da a los pantanos hubo muchos corrimientos de piedras y se cerraron algunas grutas, la que era la casa de aismug quedó completamente sellada y sus padres se quedaron fuera, nunca mas los volvió a ver, el padre intentó abrir una brecha para entrar, pero fué imposible y dió a su hijo por muerto, para un dragón es fácil olvidarse de un hijo, total al cabo de tres meses más lo tendría que hacer de todas maneras.

Aismug esperó a que alguien viniera a ayudarle, sus padres, a que abrieran una puerta y le trajeran comida, pasaron muchos dias y nadie venia, tenia mucha hambre, no veia nada y estaba a oscuras, así que empezó a intentar hacer fuego para ver, probó y probó hasta que lo consiguió.

Cuando consiguió hacer fuego empezó a explorar la cueva, al fondo de ella había un hueco, apenas un orificio que le permitía pasar a un nuevo pasaje, aismug no se lo pensó dos veces y se arrastró por aquel corredor, en el fondo sabía que nadie vendría a buscarlo y que nadie le traeria comida, estaba solo y tendría que aprender todo en su vida como estaba, solo, a partir de ahora su escuela era la vida ….

imagen gracias a : http://www.fondoswiki.com/Uploads/fondoswiki.com/ImagenesGrandes/dragon-fuego-4-8.jpg

continuará.

hace tres años

hace tres años que no escribo aquí, la razón es que me sequé, me quedé sin ideas y me olvidé del blog, ahora me encuentro  con la agradable sorpresa de que sigue  funcionando y por qué no, porqué no seguir el camino que empezé en 2009 ?, volveremos a contar cuentos, volveremos a ilusionar a la gente y lo que es mas importante, volveré a emocionarme yo haciendo lo que mejor se hacer: contar cuentos.

abriremos una nueva “carpeta” en la cual demostraremos que la realidad supera a la ficción, aventuras y desventuras de un cerrajero en apuros, explicaré casos en los cuales me veo cada dia, a veces son realmente surrealistas, espero que os divierta  y como siempre recordad, sed malos y divertíos.

 

el muro del fin del mundo: que vienen los orcos!!!

Wolfag se levantó muy temprano, apenas había amanecido, recogió sus bártulos y se dispuso ha hacer sus necesidades, cuando lo tenía todo preparado se dispuso a encender fuego para café, los faunos casi salen de su escondite a pedirle una taza, ¡Dios! que aroma salía de aquella tetera al fuego, irresistible para cualquier ser vivo, pero resistieron, wolfag montó en su poney y se dispuso a salir del bosque mágico, el pequeño caballo protestó por el exceso de peso, pero el enano gruñón zanjó la disputa con una maldición y una picada de tacón en las costillas del animal, este arrancó y comenzó su cansino camino, recordemos que los enanos poseen unos carros en los que el enano se monta en la grupa del caballo y tiene una silla especial de la que salen dos argollas a las cuales se enganchan los “tiros” de la carreta, así en caso de necesidad se desenganchan las argollas y el poney pasa de ser un caballo de tiro a uno de monta …….
Fueron pasando las horas, los faunos se tuvieron que contentar con unas galletas de viaje para desayunar, pues no querían que el enano se enterara que llevaba “polizones”, fueron pasando las horas y cuando ya el sol llegaba a su máxima altura el enano paró para darle un descanso al cansado animal y comer algo “decente”, encendió un fuego y se fué a cazar algún animal pequeño para su comida……………..
Philippo pensó que era el mejor momento para salir del carro y los tres faunos corrieron a esconderse en un bosque cercano, sencillamente esperarían que el enano siguiera su camino y marcharían ellos por el suyo, un plan simple y de tan simple genial, así que se acomodaron en las ramas de una generosa encina que había en las cercanías del bosque y se dispusieron a comer en silencio, otra vez galletas, Phineas prometió que en cuando abandonaran las cercanías del enano cazaría el conejo más grande que pudieran cocinar y se lo comerían a la brasa, a fuego lento…. con una pizquita de sal y abundantes chorreones de aceite…. Siriacolos le tiró una galleta a la cabeza, aquella descripción le estaba dando un hambre atroz y sólo tenía unas miserables galletas de campaña para hacerle frente, entre risas oyeron un ruido y enmudecieron inmediatamente, el enano volvía al campamento con un cervatillo para la comida, el bosque había sido mas generoso con el enano de lo esperado y a los faunos se le hacía la boca agua , uhnmm un cervatillo , pero luego escucharon otro ruido leve y desde su altura se dieron cuenta que el enano no estaba sólo, una horda de orcos iban tras de él y sus intenciones eran claras….
los faunos agarraron sus arcos y se dispusieron a seguir a los orcos, no sabían cómo avisar alenano, pero tenían claro que cuando los orcos atacaran al enano se llevaría una sorpresa,
Wolfag llegó al campamento sin percatarse de todo lo que le seguía, encendió un fuego generoso para hacer una buena brasa y comenzó a despellejar el cervatillo con el cuchillo de campo, su hacha al lado, los orcos atacaron desde el bosque , eran una docena y salieron esgrimiendo sus burdas espadas, el enano estaba acostumbrado a tener sobresaltos, así que cogió el hacha en una mano y el cuchillo en otra y se dispuso a vender cara su vida……
orcos-0
Entonces Phineas y Philippo atacaron desde la retaguardia a los orcos pillándolos desprevenidos, mientras que desde lo alto de la encina Siriacolos tocaba un cuerno haciendo todo el ruido posible como si una escuadra de faunos viniera en ayuda del enano, todo fué muy rápido, el enano abatió a los tres primeros orcos, Phineas y Philippo se encargaron de los dos últimos y Siriacolos desde su atalaya había alcanzado a dos orcos más con su arco, hiriéndolos, los orcos que quedaban huyeron como alma que se lleva el diablo, el enano se quedó boquiabierto al ver la ayuda, ¡cómo demonios habían llegado aquellos jóvenes faunos a aquel sitio tan lejano en el preciso momento que se les necesitaba !!!!.

Philippo esbozó una sonrisa y dijo: “saludos enano, crees que puedes compartir ese cervatillo con unos viajeros hambrientos????

continuará

imagen: gracias a http://todofondosdefantasia.com

el muro del fin del mundo: El trío calavera.

Philippo empezó a vislumbrar la necesidad de ir en busca de aventuras, como buen fauno jóven le hervía la sangre, así que decidió emular al gran Fausto y salir en busca de aventuras, decidió que se iría con dos amigos suyos, emulando al trío calavera, estos serían Siríacolos, un fauno un poco mayor que él, muy grande y fuerte y Phineas, un estudioso amante de la naturaleza, en cuando se acabó el cuento de Wolfag Philippo los empezó a buscar, ya sabía cono burlar la vigilancia de las matronas ninfas para poder salir del bosque mágico, irían, iría en busca de aventuras, primero pasaría por los eriales, conocería a los ogros, la ciudad enana, vería de cerca a orcos y troll’s, los medio hombres y cuando averiguara que había pasado con Fausto y Nirvana correría hacia “la nada”, qué mejor futuro le espera a un fauno que poder descubrir la nada ???? , desde luego no podía ver nada mejor…..
Encontró a Phineas en el otro extremo del bosque, estaba charlando con unos adultos sobre los hábitos nocturnos del lobo gris, como dijimos era un enamorado de la naturaleza…..
Philippo: ¿ Phineas puedo hablar contigo???, nos vamos esta noche, así que prepárate, comida para tres días y armas de defensa, ah y ropa de abrigo, dentro de una hora en la zona norte del claro del bosque….
Phineas asintió con la cabeza, le brillaban los ojos, conocía lo bastante a Philippo como para saber que habría fiesta esa noche……
Al cabo de un rato encontró a Siriacolos, este estaba “jugueteando” con una ninfa y le costó un poco más convencerle que dejara a aquella “pesada” y se preparara para marchar……
cuando llegó el momento y todo el campamento dormía, Philippo, Phineas y Siriacolos se colaron en el carro del enano gruñón, se taparon con unas mantas y esperaron a que éste se pusiera de camino, conocían tan bien al enano para saber que ya había guardado todos sus bártulos y que partiría temprano……
continuará-

El muro del fin del mundo: El cuento (parte segunda).

nada2
Wolfag:”Los faunos estaban liderados por Decibeles un jóven fauno al que el propio Fausto le había hecho el encargo de reclutar a toda la población de Pico Pelado para ayudarnos a luchar contra los humanos, hizo su cometido y seis mil enanos que quedaban en la ciudad se pusieron en marcha, no llegaron a entrar en batalla pues les llegaron noticias del fin de la guerra del portal en el camino, pero mientras se preparaban Decibeles y sus compañeros tuvieron conocimientos de “la nada”, el señor enano se negaba a dejar la puerta del norte sin defensa, nadie sabía que podía venir de allí, tanto estuvieron departiendo sobre el norte y la “nada” que Decibeles decidió salir hacia el norte para intentar averiguar que era la nada, salieron tres parejas de fauno-ninfas, nunca más se volvió a saber de ellos, cuando volvieron los enanos a Pico Pelado, una compañía salió hacia el norte a buscarlos pero regresaron al cabo de tres días, los enanos sabían que era lo máximo que se podían extender en el norte, a la pregunta de ¿qué habéis encontrado?, la respuesta fué clara: nada……”
Wolfag apagó su hoguera y se sentó tranquilamente con su vieja pipa de ébano en la mano, echó mano de su tabaco y empezó a hacer pequeños círculos de humo, Philippo se acercó a su lado y dijo: “viejo buhionero esta noche te has superado, nunca pensé que podrías superar el cuento del año pasado, pero siempre te superas, ¿cómo es posible que conozcas estos cuentos tan “surrealistas”?”.

Wolfag sonrió al joven fauno, si tuviera que decir que una de aquellas criaturas “cabralocas” fuera su preferido, sin duda sería éste.

Wolfag:”joven fauno cree todo lo que te diga y punto, recuerda que yo estuve allí……”

continuará.

El muro del fin del mundo: El cuento (parte primera).

Cuando Wolfag encendió su hoguera, señal inequívoca de que se estaba preparando, muchos otros enmudecieron, había vendido todos sus enseres y se le veía extrañamente feliz, no es que riera o cantara, sencillamente no resoplaba ni gruñía y eso para un enano de edad era señal suficiente.
Empezó sin avisar, como siempre, intentaré transcribir aquí el cuento:

hoguera

Wolfag:”Cuando la guerra del portal acabó, varios faunos con sus correspondientes ninfas estaban en pico pelado, la gran mina enana, más al norte de la tierra conocida, pico pelado es una montaña solitaria enorme muy apreciada por los enanos por ser rica en hierro, allí desde los tiempos pasados hay montada una ciudad enana muy prolífica y trabajadora.

Como todas las ciudades-minas enanas Pico Pelado tiene cuatro puertas , la puerta del sur comunica con el bosque mágico, la boca del oeste con las ciénagas de los dragones, la boca del este con los eriales del nigromante rojo y la boca del norte con la “nada”.

Todos conocemos más o menos que hay en las ciénagas y sus grandes dragones, todos sabemos lo que pasa en los eriales , casa de troll’s y orcos y todos conocemos lo que pasa en el bosque mágico……”

wolfag hizo una pausa teatral para que los faunos y ninfas hicieran chistecitos y risitas con su ocurrencia pero pronto mandó callar y volvió al ataque……

Wolfag:”Pero más allá de la puerta del norte no hay nada, le llamamos la nada porque nadie sabe bien bien que hay, nadie ha vuelto para explicarlo y la nada se ha tragado literalmente a compañías enteras de aguerridos enanos, sinceramente allí no hay nada…..”

Segunda pausa teatral, los niños se agarraban a sus madres y los jóvenes notaban cómo les hervía la sangre, todos querían salir corriendo a encontrar el secreto de la “nada”.

Philippo era uno de esos jóvenes, en su fuero interno comenzaba a elaborarse un plan loco, se haría famoso como el fauno más joven en crear una aventura de mayores que ni los sabios del lugar se han atrevido nunca a correr………..

continuará.